Después de pasar nuestra semana fallera con el Com 8, una semana intensa protagonizada por los cohetes, la música, trajes bonitos y coloridos que anuncian el cambio de temporada y dan la bienvenida a la primavera, traemos una receta típica de Valencia y muy ligada con las fallas.

Es una receta que cada año por las fiestas de San José no falta en Valencia y los pueblos de la Comunidad Valenciana que celebran las fallas. Los buñuelos de viento o "bunyols de vent" o "figues albardaes"(como les llaman en Castellón de la Plana) es un dulce típico de estas fiestas que ahora podemos encontrar con diferentes rellenos: chocolate, manzana, calabaza, crema... siendo los originales los que no tenían relleno o en su defecto rellenos con higos secos.

La historia de los buñuelos de viento empieza en el s. XVIII, cuando unos carpinteros piden permiso al ayuntamiento de Valencia para quemar en hogueras sus materiales sobrantes de madera, muebles y trastos viejos. Esto sería lo que fue el origen y punto de partida de los que son hoy las fallas.

Las mujeres de estos carpinteros, salían a la calle y ese mismo día, vestidas con impolutos delantales blancos y utilizando bidones de hierro como fogones improvisados, elaboraban los ricos buñuelos de viento que degustaban entre todos a lo largo de la noche y que solían acompañar con una copa de anís.

Actualmente esta tradición continua, sustituyendo el anís por mistela o incluso chocolate e invitando a todos los vecinos a ver la famosa "plantá" de los monumentos falleros.

La receta de los buñuelos de viento ha ido pasando de generación en generación y hoy en día se sigue utilizando la misma receta de antaño para elaborar estos típicos dulces.

RECETA BUÑUELOS DE VIENTO RELLENOS DE HIGOS SECOS

Ingredientes

- Harina, unos 200 grs. (en realidad la que admita la mezcla)

- 25 grs de levadura

- Sal

- 1 vaso de agua

- Aceite de oliva

- Higos secos (30 o 40 unidades)

- Azúcar

Preparación

1.- Primero quitamos los rabos a los higos secos y los cortamos por la mitad. Los ponemos en remojo un par de horas para que se hidraten y después los emparejamos de dos en dos. 

2.- En un bol disolvemos la levadura con un poco de agua tibia, mezclando con las manos hasta que se disuelva totalmente.

3.- Echamos el resto de agua y removemos. 

4.- Añadimos una pizca de sal y vamos incorporando la harina poco a poco hasta formar una masa blanda (un poco caldosa, pero sin ser líquida)

5.- Dejamos reposar la masa unos 25 - 30 minutos hasta que esté hueca y esponjosa.

6.- Cuando la masa está lista, ponemos una cazuela honda al fuego con abundante aceite y cuando este esté caliente, pasamos los higos por la masa y dejamos que se empapen bien.

7.- Con la ayuda de una cuchara cogemos los higos y los echamos en el aceite caliente. Cuando estén dorados les damos la vuelta.

8.- Cuando ya estén listos, los sacamos de la olla y los ponemos en un plato o recipiento con papel absorbente para que pierdan un poco de aceite, después los pasamos por azúcar... y ya están listos.

¡A disfrutarlos!

 

Fuente: segunda imagen Hostelería de Valencia.