EL CONSEJO VALENCIANO DE CULTURA PREMIA EL MECENAZGO DE LA EMPRESA ROLSER.

 

 

Valencia, 29 de marzo. En la sede del Consejo Valenciano de Cultura, en el Palacio de Forcalló, se ha entregado a mediodía la Medalla de Honor del Consejo a la Fundación Rolser-Server y Pérez. El acto ha contado con la presencia del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, el presidente de la institución, Santiago Grisolía, el de la Fundación Rolser-Server y Pérez, Joan Server, además de muchos ciudadanos de Pedreguer, empresarios de la Marina y miembros del Consejo.

La Fundación Server y Pérez lleva a cabo desde hace más o menos 30 años un trabajo impagable en los diversos campos de la ciencia, la cultura, el deporte y la inclusión social. Esto lo ha hecho gracias a la empresa de la cual nació, Rolser SA, que fabrica los conocedísimos carros de la compra de la misma marca y que exporta una buena parte de la producción a más de 60 países, entre los cuales Japón y lChina.

El Consejo ha querido premiarlos con la Medalla de Honor porque representan, cómo ha dicho Santiago Grisolía en su discurso de bienvenida, el futuro del patrocinio y el mecenazgo entre nosotros en la línea de los países más avanzados del mundo. Se trata de una relación de beneficio mutuo entre empresa y sociedad que es del todo compatible con las políticas públicas.

Además, Rolser y su Fundación forman parte de la sociedad en qué nacieron, Pedreguer y la Marina Alta, donde han mantenido la empresa y el respecto de la gente a través de su actividad. Una prueba de esto ha sido la cantidad de vecinos del pueblo que han venido hoy al Palacio de Forcalló.

Después de las palabras de Santiago Grisolía, el secretario de la institución, Jesús Huguet, ha leído el acta del Pleno en que se acordaba la concesión de la Medalla de Honor. A continuación, Santiago Grisolía ha cedido al presidente de la Generalitat el honor de entregar la medalla a Joan Server. El presidente de Rolser SA ha leído unas palabras en que ha agradecido la medalla, pero la ha querido dedicar a sus padres, los fundadores de la empresa, y a sus hermanos. En unas palabras emocionadas, ha dicho que la de la Fundación es la actividad que más satisfacción le ha dado en la vida. Felicidad, ha dicho literalmente.

Para acabar, el presidente Puig ha puesto la empresa Rolser y la Fundación como ejemplo de solidaridad y ciudadanía, y ha remarcado que realidades como esta impulsan la Generalitat en la intención de dotarse de mejores herramientas legales para el mecenazgo y de un sistema de financiación justa, para que la Generalitat no se vea limitada en su acción para cubrir las necesidades de la sociedad.

imageimageimageimageimageimageimage